Asma felina

¿Qué es el asma felina y por qué se produce?

El asma felina es una enfermedad respiratoria frecuente en nuestros gatos. Se trata de una alteración a nivel de las vías respiratorias bajas (bronquios) que provoca su estrechamiento y dificultad para el paso normal del aire.

El asma felina se produce debido a una reacción de hipersensibilidad a diferentes agentes externos que provoca:

  • Inflamación de vías aéreas
  • Excesiva producción de moco
  • Contracción del musculo que rodea la vía aérea

¿Qué síntomas puede tener un gato con asma?

El principal síntoma que pueden presenta los gatos afectados es la tos. Es importante saber diferenciarla porque frecuentemente es erróneamente interpretada como vómitos infructuosos. A continuación podemos ver un episodio de tos en gatos:

La frecuencia de estos episodios es muy variable. Puede hacerlo de forma esporádica o con mayor frecuencia. Dependiendo del tipo de alérgeno implicado, puede asociarse a épocas concretas u ocurrir durante todo el año.

Otro de los síntomas que pueden presentar es el aumento de la frecuencia respiratoria e incluso podemos observar dificultad para respirar. Si esto ocurre, estamos ante una crisis y es necesario acudir a un centro veterinario cuanto antes.

¿Cómo se diagnostica?

Auscultación pulmonar: es posible que se puedan escuchar sibilancias debido al estrechamiento de las vías respiratorias. La no auscultación de sibilancias no descarta un proceso asmático.

Radiografía: el aumento de grosor de las paredes de los bronquios se puede observar en un estudio radiográfico formándose los llamados «donuts» o «railes de tren» dependiendo del corte que haga el haz de rayor x de las vías respiratorias afectadas. Al igual que en el caso de la auscultación, la no visualización de estas estructuras no descarta un proceso asmático.

Lavado bronquial: se obtienen células de las vías respiratorias mediante un lavado y posterior aspirado. A diferencia de otras patologías, el asma felina se caracteriza por tener predominancia por eosinófilos.

¿Qué tratamiento tiene?

Existen diferentes medicamentos que ayudan a controlar los episodios de tos o tratar las crisis asmáticas. Los principales son:

  • Broncodilatadores: provocan una dilatación de las vías respiratorias para facilitar el paso del aire. Son muy útiles durante las crisis o en episodios de toses aislados. Si la frecuencia es mayor a 2 veces por semana es necesario complementar la terapia con corticoides.
  • Corticoides: el efecto antiinflamatorio de los corticoides evita que se produzca esa obstrucción de las vías aéreas. Existen diferentes tipos de corticoides de acción corta o prolongada con diferentes vías de administración (inyectable o inhalados) que se adaptarán a cada paciente según sus necesidades.
  • Oxigenoterapia: el aire que respiramos contiene un 20% de oxígeno aproximadamente. Durante las crisis asmáticas es importante suplementarlo al 100% para conseguir que pese a la dificultad respiratoria pueda recibir suficiente aporte de óxigeno.
  • Otras ayudas: Como explicábamos, el asma felina es una reacción de hipersensibilidad a agentes externos, por lo que es muy recomendable evitar fumar delante de nuestro gato asmático, usar aerosoles y aspirar a fondo las zonas que frecuente.

Si tienes cualquier duda…contáctanos!!

Mi perra/gata está gestante…¿¿Qué hago??

La gestación se define como el tiempo que transcurre entre la fecundación y el nacimiento de los cachorros. Durante este tiempo, nuestra perra/gata sufrirá cambios físicos, comportamentales y de necesidades nutricionales debido al desarrollo de los cachorros en su interior.

¿Cuánto dura la gestación?

La gestación en nuestras mascotas suele durar unos dos meses, de 62 a 68 días en la perra y de 63 a 66 días en la gata.

¿Cómo se puede saber si nuestra perra/gata se encuentra gestante?

Ecografía: Actualmente se trata de la prueba más fiable para detectar la gestación aunque no es la más apropiada para determinar el número de fetos. Los primeros signos ecográficos de gestación se pueden observar a partir del día 21 en la perra y 14-16 en la gata.

Radiografía: Prueba muy útil en los días previos al parto ya que aporta mucha información sobre el número de cachorros presentes, tamaño y posición. Gracias a la información obtenida permite decidir la conveniencia de programar una cesárea.

Analisis laboratorial: se basa en la detección de niveles altos de relaxina en sangre.  Esta elevación se puede medir entre los días 20 y 30 de gestación.

Palpación abdominal: También es posible palpar las vesiculas embrionarias entre los dias 35 a 45 de gestación en perras y 21 a 35 en gatas. Depende del tamaño de la hembra, número de fetos y situación de los mismos. La palpación abdominal en estos casos debe hacerse de forma muy cuidadosa.

¿Qué cuidados debo tener con mi perra/gata gestante?

La gestación es una etapa  en la que nuestra mascota sufrirá diferentes cambios por lo que es importante controlar aspectos como la actividad física, apetito, actitud o peso para detectar posibles problemas.

Por lo general, no es necesario restringir o adecuar la actividad física a no se que se trate de una hembra especialmente nerviosa o activa.

También es necesario un control más estricto cuando son hembras muy jóvenes, muy mayores o que han sufrido problemas durante gestaciones anteriores.

Respecto a las necesidades nutricionales, variarán a lo largo de la gestación y posterior lactancia, viéndose elevadas las necesidades calóricas hasta en un 50%. Por lo general, se recomiendan dietas con:

  • 29-32% de proteína
  • 18% de grasa
  • 20-30% de hidratos de carbono

A nivel de manejo, es importante proporcionarle un espacio tranquilo y material necesario para que construyan la paridera llegado el momento del parto.

Para cualquier duda..solo tienes que contactarnos!

 

 

Fuente: Reproducción y neonatología canina y felina. Simón Martí Angulo.

Medicamentos veterinarios: preguntas más frecuentes

Por definición, los medicamentos veterinarios son toda aquella sustancia o su combinación que presenta propiedades para tratar o prevenir enfermedades en los animales. Pueden usarse como tratamiento, para obtener un diagnóstico o para provocar la eutanasia en un animal.

La regulación de los medicamentos veterinario se realiza según el Real Decreto 1132/2010 y el Real Decreto Legislativo 1/2015 en los que se recoge toda  la información relativa a las autorizaciones, distribución, prescripción y dispensación. Las dudas más frecuentes surgen en estos dos últimos apartados por lo que nos centraremos en ellos:

Prescripción de medicamentos veterinarios

Todos aquellos medicamentos en cuyo prospecto figure la leyenda «bajo prescripción veterinaria» necesariamente deberán necesitar la receta correspondiente para su dispensación.

Los medicamentos veterinarios únicamente pueden ser prescritos por un Licenciado en Veterinaria colegiado en alguno de los Colegios Oficiales Veterinarios de las diferentes comunidades autónomas de nuestro país.

¿Existe una receta oficial veterinaria?

De acuerdo con el RD 1132/2010 no existe una receta oficial sino un modelo oficial en el que deben figurar una serie de datos para poder llevar a cabo la dispensación del medicamento.

Existe un modelo oficial distribuido por el colegio oficial de veterinarios de cada comunidad autónoma que cumple con las características necesarias pero no es necesario que el veterinario prescriptor utilice ese modelo en concreto siempre y cuando consten los datos obligatorios que figuran en la legislación.

Además de los datos necesarios para su dispensación, la receta veterinaria constará de tres copias: una para el centro dispensador, una segunda para el propietario del animal y otra para el veterinario prescriptor.

Dispensación de medicamentos veterinarios

¿Dónde se pueden adquirir?

Los medicamentos veterinarios deben de ser dispensados por una oficina de farmacia o comercio detallista autorizado.

Los centros veterinarios únicamente están autorizados a proveer de la medicación necesaria para completar un tratamiento iniciado en la clínica.

Venta a distancia / on line

Únicamente las oficinas de farmacia y los establecimientos comerciales detallistas pueden darse de alta para la venta a distancia y solamente podrán venderse los medicamentos veterinarios no sujetos a prescripción veterinaria, es decir medicamentos en cuya ficha técnica no se especifique la obligatoriedad de esta prescripción.

¿Por qué son tan caros?

Uno de los aspectos más polémicos de los medicamentos veterinarios es el alto coste que suponen en comparación con los medicamentos destinados a uso humano. Esto tiene su origen en varios factores pero principalmente se debe a que el Estado regula los precios que se pagan por nuestros medicamentos pero no así para los de nuestras mascotas por lo que son los laboratorios los que lo determinan. De esta forma puede haber diferencias de precio de hasta 10 veces entre ambas presentaciones.

¿Un veterinario puede recetar medicamentos humanos?

El veterinario prescriptor está obligado a recetar medicamentos de uso veterinario para el tratamiento de nuestras mascotas.

En el caso de que exista un vacío terapéutico, es decir, no debe haber medicamentos veterinarios autorizados en España para esa enfermedad en esa especie animal, el veterinario podrá recurrir a la prescripción en cascada según se recoge en RD 1132/2010.

La prescripción en cascada establece unos niveles que se irán descendiendo en caso de no existir el medicamento veterinario necesario llegando a permitir la prescripción de un medicamento de uso humano o incluso una fórmula magistral llegado el caso. Para ello, en necesario descender varios niveles y que no existan medicamentos veterinario alternativos.

En resumen, pese a tratarse del mismo medicamento en la misma formulación, los veterinarios debemos recetar siempre un medicamento veterinario antes de uno de uso humano.

Y si tienes alguna duda…¡contáctanos!

Listeriosis…¿también en mascotas?

Desde hace unas semanas nuestro país se encuentra en alerta sanitaria ante uno de los peores brotes de listeriosis de los últimos años. La causante es una bacteria, Listeria Monocytogenes, que ha provocado el fallecimiento de dos personas y que al menos otras 200 se encuentren afectadas por esta enfermedad.

¿Cómo y por qué se produce la listeriosis?

La bacteria se transmite principalmente a través de la ingestión de alimentos contaminados pero existen otras vías como la placentaria (transmisión madre-feto), hospitalaria o zoonótica (a través de animales infectados).

La mayor parte de las veces, cuando el sistema inmune es competente, la infección pasa desapercibida, pero cuando el infectado es una persona mayor, un recién nacido o una mujer embarazada se desarrolla la listeriosis clínica.

Los síntomas más habituales son los gastrointestinales (vómitos y diarreas) acompañados de fiebre. Otra presentación es la que afecta al sistema nervioso provocando desde cefaleas hasta encefalitis o meningitis. En el caso de las mujeres embarazadas, si la infección afecta a la sangre (bacteremia), puede llegar a infectar la placenta e incluso al feto, provocando abortos, partos prematuros o complicaciones en los recién nacidos.

Pero…y nuestras mascotas también pueden padecer listeriosis?

La respuesta es sí, nuestras mascotas pueden verse afectadas por la enfermedad a través de las mismas vías que los humanos. Listeria spp. puede afectar a perros y gatos pero también a multitud de especies de rumiantes (vacas, ovejas..), cerdos o aves. La mayoría de los animales infectados no presentan síntomas, por lo que actúan como reservorios permitiendo así la dispersión de la bacteria a través de sus heces, carne o leche.

En el caso de los perros y gatos, la listeriosis puede ser clínica en algunos casos provocando síntomas digestivos, aunque lo habitual es que actúen como portadores asintomáticos. De esta forma, es muy importante no facilitar alimentos susceptibles que puedan estar infectados. Por este motivo, la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE) ha emitido un comunicado recomendando a los propietarios de mascotas que no se ofrezcan a los animales restos de carne o productos potencialmente contaminados.

¿Cómo podemos prevenir el contagio?

Teniendo en cuenta que la vía principal de contagio es la alimentaria, debemos saber qué alimentos y qué condiciones son las que favorecen el desarrollo de Listeria spp. 

    • Alimentos listos para comer: todos aquellos alimentos que no requieran un tratamiento térmico para ser ingeridos, como los embutidos, salchichas, pates…pese a estar refrigerados, los frigoríficos domésticos no alcanzan temperaturas lo suficientemente bajas (<4ºC) para evitar su crecimiento.
    • Productos lácteos: todos los productos lácteos no sometidos a procesos térmicos como la pasteurización o UHT pueden ser una fuente potencial de transmisión.
    • Productos cárnicos o marinos: al igual que en los casos anteriores, todos los alimentos deben de someterse a procesos térmicos para su preparación evitando los ahumados, mariados o curados.
    • Vegetales: la contaminación en estos casos suele deberse a contaminación superficial a través del suelo por lo que los vegetales que se consuman en fresco deben lavarse adecuadamente antes de su consumo.

Pese a todo lo anteriormente expuesto, no queremos ser alarmistas, únicamente recomendamos ser coherentes y mantener hábitos de limpieza correctos. Por supuesto, si tienes alguna duda…¡contacta con nosotros!

Dolor en mascotas 3ª parte

En entradas anteriores explicábamos qué es el dolor y cómo podemos reconocerlo. Para finalizar la serie, en esta última entrada nos centraremos en los diferentes tratamientos para combatir el dolor en las mascotas.

Tratamientos para el dolor en mascotas

La sensación dolorosa, pese a ser una respuesta natural del organismo, es desagradable y puede llegar a reducir la calidad de vida drasticamente.

El tratamiento del dolor dependerá de los diferentes factores:

  • Tipo de dolor: agudo o crónico
  • Origen del dolor: somático, visceral….
  • Respuesta a tratamientos anteriores
  • Especie: perro o gato
  • Edad: cachorros, adultos o geriátricos
  • Enfermedades concomiantes….problemas hepáticos, renales..
  • Otros tratamientos simultáneos

A su vez, el tratamiento del dolor en mascotas puede y debe abordad diferentes vías. De esta forma podemos diferenciar el tratamiento del dolor a base de medicamentos analgésicos o con terapias no medicamentosas

Medicamentos analgésicos

Los principales tipos de medicamentos usados para tratar el dolor en mascotas son:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE’s): son una de las primera opciones terapéuticas contra el dolor. Se utilizan para combatir el dolor leve a moderado y se pueden combinar con otros tipos de analgésicos. Los gatos en concreto son animales muy sensibles a estos fármacos y es necesario tomar una serie de precauciones cuando se administren.
  • Opioides: se trata de otro grupo de analgésicos que pueden usarse para tratar el dolor leve, moderado o severo. Utilizan otra vía para conseguir el alivio de la sensación dolorosa y se pueden combinar con otras técnicas analgésicas.  Dependiendo del tipo de opioide pueden usarse para tratar el dolor durante las cirugías, postoperatorios, tratamientos crónicos…
  • Anestésicos locales: Muy útiles durante cirugías para combinar con otras técnicas pero cada vez de usan más a menudo para tratamientos de lesiones crónicas.
  • Otros: existen drogas no clasificadas como analgésicas pero que han demostrado su utilidad dentro de protocolos analgésicos cubriendo diferentes vías dolorosas. Algunos ejemplos son amantidina, gabapentina o amitriptilina.

Estos medicamentos disponen de diferentes vías de administración: comprimidos, soluciones orales, inyectables, parches…con diferentes dosis y pautas de administración adaptándose a cada caso particular.

Terapias no  medicamentosas:

Al margen de las drogas analgésicas existen diferentes tipos de terapias que pueden servir como adyuvantes en el proceso doloroso.

  • Rehabilitación física
  • Dieta y suplementos
  • Acupuntura y homeopatía

Por supuesto, nosotros desde casa también podemos colaborar para mejorar la calidad de vida y reducir las molestias de nuestras mascotas. Podemos usar camas mullidas,  alimentación apetitosa, cambiarles de posición cuando no pueden levantarse, facilitar el acceso a las alturas en gatos…Los cuidados y los mimos nunca deben de faltar!!

Ola de calor con mascotas

Este año el verano ha tardado en llegar pero lo ha hecho por la puerta grande. Estamos entrando en la primera ola de calor del verano que batirá records en muchas provincias. En Madrid se espera que los termómetros superen los 40ºC durante el día y no bajen de los 23ºC por la noche. Estas altas temperaturas pueden ser realmente prejudiciales tanto para personas como animales

Regulación de temperatura durante una ola de calor

A diferencia de las personas, los gatos y perros no disponen de glándulas sudoríparas en la piel para regular la temperatura corporal gracias a la evaporación del sudor. Únicamente cuentan con este tipo de glándulas en las almohadillas de sus patas, lo que supondría un sistema muy pobre para enfrentarse a altas temperaturas. Por ello, el principal mecanismo en perros para controlar la temperatura es el jadeo, de esa forma provocan la evaporación de la saliva y se refrescan.

¿Quiénes son más susceptibles?

Para enfrentarse a una ola de calor es necesario tener el organismo en buenas condiciones ya que regular la temperatura cuando la exterior es muy elevada puede requerir grandes esfuerzos.

Por esa razón, hay diferentes grupos más vulnerables que se encuentran más expuestos a estas altas temperaturas:

  • Animales de edad avanzada
  • Cachorros
  • Animales con enfermedades cardiorrespiratorias
  • Razas braquiocéfalas

Riesgos durante una ola de calor

Golpe de calor

Cuando los mecanismos de control de temperatura fallan y ésta se eleva se produce un golpe de calor. Se trata de una afección que si no se trata de forma urgente puede desembocar en la muerte del animal en muy poco tiempo.

Los principales síntomas que podemos detectar son:

  • Jadeo intenso
  • Salivación en exceso
  • Abatimiento
  • Inconsciencia
  • Convulsiones

Ante la sospecha de un golpe de calor debemos contactar con nuestro veterinario para que valore la situación. Si nuestro peludo está consciente podemos ofrecerle agua y refrescarle humedeciendo las extremidades. Nunca debemos sumergir o rociar al animal con agua fría ya que puede provocar un shock térmico que agravaría considerablemente la situación.

Quemaduras en almohadillas:

En verano, durante el día el sol puede calentar el asfalto y la acera hasta temperaturas tan elevadas que pueden provocar quemaduras en las almohadillas de nuestros peludos. Nosotros, al llevar zapatos no lo percibimos, pero nuestras mascotas no disponen de calzado que cubra y proteja sus patas por lo que debemos asegurarnos antes de salir a pasear de que el calor de la acera no dañe sus patas.

Para ello, una opción es colocar nuestra mano  en el suelo con el dorso tocando el asfalto. Si podemos aguantar 5 segundos sin retirarla podemos considerar que la temperatura a la que se encuentra es aceptable.

Bozales

Como comentamos anteriormente, el principal sistema de termorregulación en los perros es el jadeo por lo que debemos asegurarnos que pueden hacerlo adecuadamente y no todos los bozales lo permiten. Es importante utilizar bozales amplios con forma de jaula para evitar problemas.

Coches

Uno de los mayores peligros en verano es dejar a nuestro perro encerrado en el coche. La temperatura aumenta exponencialmente en cuestión de minutos y las posibilidades de sufrir un golpe de calor se multiplican incluso si sólo le dejamos por un corto periodo de tiempo.

¿Como podemos combatir la ola de calor?

  • Poner a su disposición agua fresca en todo momento
  • Evitar que hagan mucho ejercicio
  • Evitar pasear en las horas centrales del día
  • Mojarles frecuentemente
  • Mantener la casa a una temperatura

Por supuesto si tienes cualquier duda…contáctanos!!

Dolor en mascotas 2ª parte

En la anterior entrada explicamos qué es el dolor y los parámetros físicos y químicos que nos  pueden indicar que nuestra mascota está sufriendo. En esta entrada trataremos el reconocimiento del dolor y mostraremos diferentes herramientas para reconocerlo a través de los cambios de comportamiento:

Reconocimiento del dolor

Como hemos explicado anteriormente, el reconocimiento del dolor en mascotas es un reto al que nos enfrentamos veterinarios y propietarios ya que por su propia naturaleza los animales no evidencian síntomas ni muestran debilidades.

Existen diferentes signos o cambios que podemos observar para detectar si nuestra mascota sufre algún tipo de dolor. A continuación se muestra una lista con los principales signos:

Dolor agudo:

  • Cambios posturales y de expresiones faciales: puede observarse tensión en la expresión facial y corporal por no encontrarse cómodos. No utilizan las posturas habituales de descanso.
  • Vocalizaciones: deben diferenciarse de la posible disforia sufrida al despertar de una anestesia que puede durar al rededor de 30 minutos tras el despertar.
  • Rechazo e incluso reacción agresiva ante el contacto
  • Movilidad alterada, se pueden detectar cojeras o marchas encorvadas
  • Anorexia / hiporexia: es habitual con el sufrimiento de dolor agudo los animales pierden el apetito

Dolor crónico:

  • Vitalidad y movilidad: capacidad para desplazarse de forma fluida
  • Actividades diarias: juego, salto, acceso a bandeja de arena en los gatos…
  • Alimentación: La hiporexia un signo habitual de malestar es la pérdida de apetito. No debemos tomar este punto cómo único criterio para valorar el bienestar de nuestra mascota ya que hay patologías que generan un aumento de apetito y no por ello significa que se encuentren bien.
  • Acicalamiento puede verse reducido (por no poder llegar a la postura adecuada o malestar) o aumentado cuando es un acicalamiento referido a una zona concreta donde irradia el dolor.
  • Sedentarismo y descanso: Cuando una mascota no se encuentra bien y/o tiene dolor suelen rechazar moverse. Debemos vigilar la postura de reposo ya que cuando sienten dolor no suelen adoptar una postura cómoda y relajada sino que se encuentran en tensión.
  • Sociabilidad y afectividad: podemos sospechar que nuestro amigo sufre dolor si siempre ha sido cariñoso y ahora evita nuestro contacto o si por el contrario era más arisco y ahora busca nuestra compañía.
  • Temperamento: es una respuesta posible ya no sólo por tocar la zona directamente afectada sino que el dolor genera irritabilidad e incluso agresividad

Puedes encontrar información complementaria en las guías publicadas por la WSAVA para el reconocimiento, valoración y tratamiento del dolor en perros y gatos.

En la próxima entrada hablaremos de las diferentes opciones de tratamiento del dolor en mascotas.

Piómetra

La piómetra es una patología reproductiva que afecta frecuentemente a hembras de edad media o avanzada aunque puede aparecer en cualquier momento después del primer celo. Consiste en una infección uterina que ocurre entre 2 y 8 semanas posteriores a la fase de estro (celo). Es importante saber reconocer esta patología ya que puede llegar a ser mortal si no se trata adecuadamente. A continuación explicaremos por qué se produce, qué signos clínicos nos pueden hace sospechar de piómetra, cómo se diagnostica y cómo se trata.

Causas de  piómetra:

Durante el ciclo sexual de las hembras, tanto perras como gatas, ocurren variaciones hormonales que dan lugar a las diferentes fases. A pesar de que las fases del ciclo difieren de una especie a otra, la patogenia de la piómetra es la misma. Tras el celo los ovarios segregan progesterona y en el útero se producen una serie de cambios como respuesta: se genera un crecimiento endometrial (capa interna del útero) con aumento de la secreción glandular y reducción de contractabilidad del miometrio (capa muscular uterina). Puede ocurrir que el útero responda de forma exagerada, creando un ambiente propicio para el crecimiento bacteriano. Cuando esto ocurre, el contenido uterino producido por las glándulas se infecta dando lugar a una piómetra. Dependiendo del estado del cuello uterino podemos clasificar las piometras en:

  • Piómetra abierta: el cuello del útero se encuentra abierto por lo que el contenido infectado irá saliendo en forma de secreción vaginal. Gracias a esta evacuación, se evita su acúmulo en el interior y por tanto los síntomas y el pronóstico es más favorable.
  • Piómetra cerrada: se trata de la presentación más peligrosa ya que el cuello uterino se encuentra cerrado y el contenido purulento permanece en el interior del útero aumentando el riesgo de toxemia y otras complicaciones.

Diagnóstico de piómetra

El diagnóstico de la piómetra se lleva a cabo a través de la historia clínica y los signos clínicos y confirmando la sospecha con pruebas complementarias.

  • Signos clínicos: los síntomas varían dependiendo de la intensidad del cuadro y el avance de la infección. Pueden observarse pacientes casi asintomáticos o en shock séptico. Los signos más habituales son:
    • Apatía y abatimiento
    • Anorexia (pérdida de apetito)
    • Polidipsia/poliuria (necesidad exagerada por beber agua acompañado de un aumento del volumen de orina)
    • Secreción vulvar (únicamente en piómetras abiertas)
  • Pruebas complementarias:
    • Radiografía: se pueden observar imágenes compatibles con los cuernos uterinos distendidos debidos al aumento del contenido. Es más frecuente detectarlo en piómetras cerradas. La ausencia de este tipo de imágenes no descarta una piómetra.
    • Citología: el análisis microscópico de la descarga vulvar detecta un gran acúmulo de neutrofilos y bactarias junto con las células epiteliales intermedias típicas de esta fase del ciclo estral.
    • Ecografía: es la prueba diagnóstica de elección ya que es el mejor medio para evidenciar ese acúmulo de contenido en la luz uterina.
    • Análisis sanguíneo: es frecuente observar un aumento del recuento de glóbulos blancos.

Tratamiento de piómetra:

  • Tratamiento quírúrgico: la ovariohisterectomía es el tratamiento de elección, consiste en extirpar el aparato reproductor desde el cuello del útero hasta los ovarios. Es el tratamiento más efectivo y seguro. Dependiendo del estado previo de la paciente es posible que sea necesario estabilizarla previamente antes de la intervención.
  • Tratamiento médico: esta opción únicamente puede valorarse en perras que presenten piómetra abierta, estables, sin toxemia y siempre bajo un seguimiento estricto para comprobar la efectividad del tratamiento. El tratamiento puede incluir la administración de antibióticos, prostaglandinas o antiprogestágenos.

Puedes obtener más información aquí y si tienes dudas…contáctanos!!!

 

Dolor en mascotas 1ª parte

¿Qué es el dolor?

El dolor en mascotas es una señal del sistema nervioso que indica que algo no está bien, cualquier lesión que afecte a los tejidos puede provocar dolor, aunque en ocasiones, el dolor aparece en ausencia de ningún factor que lo cause. El dolor se puede clasificar en base al origen y a la duración del mismo:

Según el origen del dolor:

  • Dolor somático: cuando el origen se encuentra en la piel, hueso, músculos, tendones y otros tejidos.
  • Dolor visceral: cuando se origina en los órganos internos. En este caso hay que aclarar el concepto de «dolor referido» que se produce cuando el dolor interno se localiza en en zonas externas del cuerpo.
  • Dolor neuropático: cuando proviene de los nervios, médula espinal y cerebro debido a una actividad nerviosa anormal.

Según la duración del dolor:

  • Dolor agudo: aparece inmediatamente después de producirse una lesión y desparece al curarse la misma.
  • Dolor crónico: se trata de un dolor prolongado en el tiempo, aunque no existe consenso en el tiempo que debe persistir un dolor para considerarlo crónico.

¿Cómo puedo saber si mi mascota sufre dolor?

En muchas ocasiones los propietarios comentan que su perro/gato no está bien pero no creen que tenga dolor porque no «se queja». Debemos tener claro que los animales raramente van a emitir sonidos o quejidos por estar sufriendo dolor.

El reconocimiento del dolor en mascotas es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos los veterinarios. Esto se debe principalmente a dos razones: la incapacidad de comunicación verbal y el instinto natural de ocultar las dolencias. Por estos motivos, en muchas ocasiones no somos capaces de reconocer el dolor en nuestras mascotas. El tratamiento del dolor en mascotas se basa en el reconocimiento de alteraciones comportamentales por lo que es imprescindible reconocer el dolor en cada especie. Para ello se han creado criterios lo más objetivos posibles para tratar de evaluarlo y cuantificarlo.

  • Valoración de parámetros fisiológicos: la sensación dolorosa desencadena una serie de estímulos nerviosos que a su vez se traducen en cambios de los parámetros fisiológicos
    • Aumento de la frecuencia cardiaca
    • Aumento de la presión arterial
    • Dilatación de pupilas
    • Aumento de la frecuencia respiratoria
    • Cambios en la temperatura corporal
    • Aumento del tono muscular
  • Valoración de parámetros bioquímicos.: Al igual que en el apartado anterior, el dolor provoca una serie de cambios químicos que a su vez generan modificaciones en los parámetros bioquímicos como aumento de los niveles de glucosa o cortisol en sangre.
  • Cambios de comportamiento: el estímulo doloroso, genera cambios de comportamiento que a diferencia de los anteriores sí que podemos percibir únicamente a través de a valoración visual. Con el objetivo de poder medir la sensación dolorosa se han desarrollado diversas escalas que permiten una valoración lo más estandarizada posible. Estas escalas se basan en la observación de la postura, actitud y comportamiento del animal.

En la siguiente entrada, dolor en mascotas 2ª  parte, explicaremos cómo podemos reconocer si nuestra mascota sufre dolor y los diferentes tratamientos de los que disponemos para aliviarles.

Por supuesto, si tienes cualquier duda…contáctanos!!

 

¡Procesionarias!

Como todos los años por esta época, sufrimos la presencia de la temida procesionaria del pino, insectos en fase de oruga que pueden provocar graves lesiones a nuestros peludos. En anteriores entradas hemos explicado su ciclo biológico y qué debemos hacer si nuestro perro entra en contacto con estas orugas. En esta entrada explicaremos los sistemas más utilizados para hacer frente a las plagas de estos insectos ya que este año está siendo especialmente intensa la presencia de estas orugas. Esto se debe principalmente al invierno suave que hemos tenido y a la prohibición el año pasado de fumigar con ningún producto químico en zonas urbanas

Control de la procesionaria

Antes de pensar en deshacernos de estos insectos debemos tener en cuenta que la oruga es importante en el ecosistema ya que interviene en la cadena alimentaria y sirve de alimento a diferentes especies de aves insectívoras como el cuco, el herrerillo o la abubilla.  Los murciélagos también se consideran depredadores de este insecto en fase de mariposa ya que las cazan durante el vuelo.

No obstante, en núcleos urbanos y sitios estratégicos como parques, escuelas…debe procederse al control poblacional porque suponen un peligro para la población y sus mascotas.

Para evitar la proliferación de las procesionarias se utilizan diferentes métodos dependiendo de la época del año y la fase del ciclo sobre la que se quiera actuar:

  • Control mediante enemigos naturales: Podemos favorecer el anidamiento de especies de aves insectívoras  o murciélagos mediante la colocación de nidos artificiales o cajas nido
  • Trampas para mariposa macho: Se utilizan trampas impregnadas de feromonas para atraer a las mariposa macho y así evitar la fecundación de los huevos. es un sistema muy usado en zonas de baja proliferación o zonas urbanas.
  • Eliminación manual de bolsones: Se trata de un sistema clásico de actuación dirigido contra los bolsones que contienen las orugas antes de que éstas desciendan al suelo. La eliminación se lleva a cabo con pértigas para poder llegar a los bolsones situados  en ramas más altas. Una vez recolectados los bolsones es importante incinerarlos en lugares controlados para evitar la dispersión de los pelos urticantes.
  • Control biológico de orugas: el sistema más usado son los insecticidas microbiólogicos con Bacillus thuringiensis que infectan a las orugas provocando su muerte. Para que sea efectivo es necesario utilizarlo en un fase concreta del ciclo.
  • Trampas collarín para orugas: se trata de trampas físicas que se colocan a forma de collar en los troncos de los árboles evitando así el descenso de las orugas al suelo.

A continuación os dejamos un esquema de las actuaciones llevadas a cabo a lo largo del año:

En nuestra comunidad se están llevando a cabo algunas de estas actuaciones, puedes verlas en los siguientes enlces:

El pais: Madrid destruye 700 refugios de orugas al día por una plaga

Prevención y control de orugas procesionarias en la comunidad de Madrid

¿Qué debemos y no debemos hacer nosotros?

  • Debemos evitar zonas con pinos susceptibles de ser anidados durante los meses de febrero a abril para pasear con nuestro peludo.
  • Si en las zonas por las que paseamos con nuestros perros vemos la procesión de orugas debemos alejarnos, ni siquiera debemos tirarles la pelota por la zona por si hubiera pelos urticantes.
  • No se deben pisar ya que dispersamos los pelos urticantes e incluso pueden quedar adheridos a nuestra ropa o incluso piel
  • Debemos avisar al ayuntamiento de nuestro municipio para que ponga en marcha medios de control como los explicados anteriormente.

Por supuesto, si tienes cualquier duda… contáctanos!