Aumentamos la familia: Cómo introducir un nuevo gato en casa

gatos

Cuando ya tenemos uno o varios gatos en casa, la llegada de nuevo miembro felino puede parecer una tarea complicada pero siguiendo algunos consejos podemos conseguir que el nuevo gatito sea aceptado y se convierta en parte de la familia.

Cuarentena y chequeo veterinario del nuevo gato

El primer paso antes de introducir un nuevo gatito en casa es aislarlo del resto y realizar un chequeo completo. Si el gato proviene de la calle es aún más importante, ya que puede portar enfermedades o parásitos que pueda trasmitir al resto de gatitos. El chequeo debe llevarlo a cabo un veterinario y dependiendo del estado en que se encuentre el felino recomendará unas u otras acciones. En cualquier caso, es imprescindible desparasitar interna y externamente y realizar un test serológico para descartar enfermedades como la leucemia y la inmunodeficiencia felinas.

Como existen enfermedades que no se pueden descartar con una exploración física o un test sanguíneo conviene aislar al nuevo gato en una habitación aparte durante un tiempo prudencial. Este tiempo les servirá a los otros gatos de casa a acostumbrarse al olor del nuevo miembro pero sin entrar en contacto con él.

Contacto indirecto

Una vez finalizada la cuarentena podemos aislar en otra habitación al gato de casa y dejar explorar al nuevo gatito para familiarizarse con su nuevo hogar. De esta forma, no sólo estará reconociendo la casa sino que también estará dejando su olor y nuestro gato podrá después empezar a reconocer este nuevo olor.

Otra opción para favorecer un contacto indirecto es intercambiar mantas o toallas de ambos gatos.

Es posible que durante estos intercambios alguno de los gatos esté más irascible, es completamente normal y debemos darles su tiempo.

Contacto directo

Si ambas partes toleran  el contacto indirecto e incluso tienen curiosidad por el otro, ha llegado el momento de intentar un contacto directo entre ellos.

Existen dos aspectos importantes a tener en cuenta en este momento.

  • Siempre tiene que existir una vía de escape ya que “dos no pelean si uno no quiere”
  • Tener varias fuentes de agua y alimento así como varios areneros en diferentes puntos de la casa

Existen también otras cosas que deberíamos evitar hacer:

  • No debemos forzar el acercamiento: acciones como presentar al nuevo gato a la familia dentro del transportín puede suponer un estrés tremendo para el nuevo gatito. Igualmente, no debemos coger en brazos y acercar a ninguno de los dos de forma forzosa. Lo más probable es que nos llevemos algún arañazo y ellos un buen susto..
  • Evitar situaciones estresantes con ruidos fuertes o gente extraña en casa durante los primeros contactos que aumenten el estrés de los gatitos.

Puntos clave

Debemos recordar que los gatos no tienen que quererse desde el principio, basta con que se toleren. Es como cualquier relación entre personas, podemos llevarnos mejor o peor pero no podemos pretender que se amen “a primera vista”. El contacto continuado creará un vínculo entre ellos pero en ningún caso debemos forzarlo.

Es posible que al principio exista algún conflicto y no debemos alarmarnos. De forma natural los animales rehuyen las peleas, para ello recurren a formas de comunicación como bufidos o lenguaje corporal para dejar claro que un comportamiento o situación no les es agradable, por ello es recomendable estar presente en los primeros encuentros y no intervenir a no se que sea estrictamente necesario. Poco a poco se irán acostumbrando el uno al otro y establecerán el tipo de relación que ellos decidan (tolerancia, cariño…).

Para facilitar el proceso podemos ayudarnos de un producto llamado FELIWAY. Contiene sintetizada una feromona felina que induce calma y tranquilidad en situaciones estresantes como puede ser la introducción de un nuevo gato en casa. Existe en dos presentaciones, spray y difusor, siendo el difusor en este caso nuestro mejor aliado. Podéis informaros más afondo en www.feliway.com/es

Por supuesto, con cualquier duda, no dudéis en contactar con nosotros.